Iniciativa por un hospital más ético

Si usted se ha preguntado que hace ético un hospital, este breve artículo le puede interesar.

Todo inició en un conversatorio con enfermeras y personal de apoyo realizado en el Hospital Dr. Robert Reid Cabral, el dia 20 de Junio de 2017. El Dr. Miguel Suazo presentó ideas en torno a “Qué hace más ético un hospital” ante tal audiencia en el marco de una colaboración para instaurar los Comités de Bioética en centro asistencial.

Entendiendo que de por sí la mera existencia del hospital y del quehacer profesional viene justificado por la necesidad de prestar atención a los que requieren, en una suerte de telos o teleología -“aquello en virtud de lo cual se hace algo”- donde el prestar dicha atención hace ético el servicio. No obstante, cabe ampliar estas ideas aún más.

Ante tal interrogante (qué hace más ético a un hospital?), los asistentes identificaron tanto valores y reglas éticas aplicables en su práctica profesional, tales como:

  • No divulgar los datos del paciente; la confidencialidad
  • No discutir frente a los pacientes; el respeto
  • La individualidad del paciente
  • Que el paciente sepa a qué procedimiento va a ser sometido, que medicamento se le va administrar; el consentimiento informado.

Es evidente que del campo de los hechos clínicos debemos movernos a lo moral. La indicación médica provee un curso de acción que es clínico, por ejemplo, cuando se pide transfundir sangre a un paciente. Sin embargo, cuandoel padre o madre del paciente pediátrico pide no transfundir porque sus convicciones religiosas no lo permiten, hemos pasado del hecho clínico al moral.

Es posible que en ese caso, se piense en elementos tales como la disuasión y el convencimiento. Más no son suficientes. Las personas pueden no cambiar su opinión respecto a su solicitud inicial apareciendo el conflicto médico legal. Ese conflicto médico legal es una signo extremo del conflicto moral que no siempre llega a esos extremos, pero que definitivamente está presente en cada encuentro o intervención en salud sin importar su naturaleza o grado de invasión del tratamiento. Esos componentes es lo que la bioética va a buscar. Básicamente, problemas de toma de decisiones.

De ahí que sensibilizar en bioética es abrir el espacio a la aceptación de que el respeto a los derechos del paciente o usuario, se deben dar no en el discusión teórica sino en la práctica.

En el caso pediátrico la toma de decisiones recae en los padres, madres y/o cuidadores. Cuando la decisión del padre, madre o tutor va en detrimento de la vida de niños, niñas y adolescentes, el profesional de la salud representa al Estado en la defensa. El papel del Estado a favor del bien común.

Lo que hace más ético a un hospital es respetar las deseos de las personas, a manejar información sobre sí mismos y decidir (o no) respeto a los cursos de acción o alternativas presentadas. De ahí se desprende el consentimiento que ha sido desvirtuado. Por doquier se escuchan expresiones como “yo lo firme y no lo leí”. De parte de los profesionales y clínicas lo han utilizado como un acto de descargo legal. Se engaña mediante “consentimiento informado” siendo más bien consentimiento desinformado o engañoso.

En bioética se requiere deliberar. Deliberar es un proceso. Un hospital más ético implica contar con la presencia de grupos formados con el interés de deliberar en relación a casos clínicos que presentan incertidumbre moral. Sin embargo, los comités de bioética están, no para decidir sino para colaborar en la deliberación del conflicto ético y aportar recomendaciones prudentes. Este comité puede iniciar con un grupo que puede y debe ir cambiando cada dos años.

Contáctanos

Hola, envíanos un correo y te responderemos en cuanto podamos.

Enviando

©2019 Etikos - Colaborar para bien hacer - Collaborate to do good

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?